inglés

«¿Cursos de inglés? Solo si son personalizados», Alan Wilkinson #frentealespejo

Cuando llegué a España, hace ya más de media vida, empecé enseñando inglés a profesionales que, pese a que estudiaban 4 y 6 horas a la semana, solo eran capaces de pronunciar palabras sueltas. Tenían buenos conocimientos gramaticales y de vocabulario, pero no podían expresarse; cuando esa es precisamente la clave de un idioma: Hablarlo.
Quise optimizar el tiempo del que mis alumnos disponían, por lo que decidí que lo mejor sería que todas las clases de inglés fueran en su domicilio o en su empresa.

Así nació The English Tutor, en 1996. Como un grupo de profesionales nativos, de distintos países de habla inglesa, que enseñan por vocación, y que se desplazan por la comunidad de Madrid para impartir cursos personalizados en la comodidad del hogar o empresa de nuestros alumnos, y a la hora que ellos fijan.

Nuestro sello de identidad es el contacto directo con nuestros clientes, lo que nos permite tener un conocimiento personalizado de sus progresos. De este modo nos aseguramos de que los estudiantes están aprovechando el curso al máximo. Por ello, nuestras clases son principalmente individuales, o en grupos reducidos de profesionales.

«Nuestro sello de identidad es el contacto directo con nuestros estudiantes»

En las empresas, para lograr nuestro objetivo trabajamos conjuntamente con los departamentos responsables. La idea es organizar grupos lo más homogéneos posible, e identificar las necesidades laborales con el idioma de cada uno de ellos. Y con materiales didácticos específicos, porque creemos que cada alumno o grupo es distinto.

Cuando llegué a España, yo también tuve que aprender español. Un idioma con el que nunca había tenido ningún contacto. Y vi que para aprender otras lenguas, lo primero que hay que tener es una actitud positiva. Comprendí que las clases tienen que ser amenas, cercanas, activas. Que el profesor ha de animar a participar, y corregir los errores. Pero sobre todo que han de estar basadas en la lengua oral, que es lo que al fin y al cabo todos buscamos: comunicarnos.

Los datos están ahí. El 80% de las llamadas telefónicas internacionales que se realizan son en inglés. No en vano, es el idioma común de más de un 1.500 millones de personas. El inglés hablado es imprescindible para nuestro currículum, y el mundo laboral cada vez pide más pruebas del nivel de inglés oral.

«Para aprender otras lenguas, lo primero que hay que tener es una actitud positiva»

Lo que pretendemos en The English Tutor es que se aprenda inglés de forma global, como aprendemos nuestra lengua materna. Que la base sea la comunicación y que las estructuras gramaticales, los tiempos verbales, etcétera, queden integrados como elementos de la comunicación.

La necesidad que existe de aprender o mejorar el nivel de inglés abarca cualquier ámbito profesional. A lo largo de 22 años hemos impartido formación en idiomas para casi todos los sectores empresariales: tecnológico, farmacéutico, financiero, logística, seguros, comunicaciones… Y a muchos profesionales a nivel individual: periodistas, artistas, cantantes…

Todos al final y al cabo necesitamos saber inglés, y mi objetivo es que nuestros alumnos lo hagan desde el primer día.


Alan Wilkinson es fundador y director de la academia The English Tutor.