jantonio-rubio-frentealespejo

«Historia de un emprendedor… 32 años después», José Antonio Rubio #frentealespejo

Cuando hace algo más de tres décadas estaba al frente de la responsabilidad de una serie de productos, muy importantes para el presente y futuro de la compañía donde trabajaba, y más allá de que nuestra agencia de publicidad no encontraba apoyos externos, me planteé el «¿y por qué no?» que le ronda la cabeza a todo profesional responsable y entusiasta.

Había llegado el momento de dar el salto de un lado al otro de la mesa. De pasar de la tranquilidad de una gran multinacional a crear tu propio entorno laboral. De ser un ejecutor de decisiones tomadas a grandes distancias, a proponerle qué era lo mejor a quienes nos brindaban su confianza al elegirnos para que le acompañásemos en su marcha por el mundo de los negocios.

Así fue. En noviembre de 1986 el runrún emprendedor se hizo realidad y nació PSM, la que durante más de 30 años fuese la agencia referencia en el mundo de los programas de fidelización B2B y B2C. En otras palabras: más de 300 programas fueron creados y gestionados para esas multinacionales… desde el otro lado de la mesa.

Pero 30 años –como decía el tango de Carlos Gardel– no son nada, y pasan, sin que apenas te des cuenta, a una velocidad increíble. Como emprendedor tienes que partir de cero, buscar oficinas, seleccionar personal, pensar ideas, ponerlas en marcha, “vendérselas” a terceros, cobrar esas realizaciones, crear departamentos, invertir con acierto, formar a los equipos… y volver a empezar: un gran reto que justifica una completa dedicación personal.

Llega un momento –en toda carrera profesional–, en el que tienes que tomar decisiones importantes; y tal vez la más trascendente de ellas es decidir qué haces con tu empresa, tus colaboradores y tus clientes, todos ellos importantes a la hora de enfrentarte a esa encrucijada.

«Llega un momento –en toda carrera profesional–, en el que tienes que tomar decisiones importantes»

A la sazón, por mi edad, contemplaba cuatro alternativas: traspasar la empresa a los hijos, ceder la gestión a mi propio personal, venderla o echar el cierre. Pues bien, una vez analizadas, y llevadas a cabo las gestiones necesarias, la decisión fue vender.

Comienza entonces la búsqueda de partners, el hablar con ellos, el aguardar su respuesta, el detecta su interés, y por supuesto el negociar. Mi experiencia dicta un sabio consejo a quien se enfrente a dicha coyuntura: armarse de paciencia y buscar a alguien que conozca tu negocio, porque ambos factores facilitarán la negociación final.

Quedan los recuerdos. Primero, las personas que has conocido: clientes, proveedores y colaboradores, sin los cuales jamás habrías conseguido llegar a donde llegaste. Después, el orgullo de haber creado y desarrollado un negocio que te ha generado prestigio. Un prestigio que hace que otros que empiezan te pregunten por la clave, por el secreto. Fácil: que en lo que hagas seas diferente; que innoves, que no te limites a adaptar lo que ya existe, sino que te conviertas en un referente. Y que –como afortunadamente es mi caso– se te recuerde como una buena persona, que cumpliste tus compromisos y que ayudaste a otros.

¿Y ahora qué? Pues como en muchas facetas de la vida, completas el círculo… y vuelves a empezar.

«Conviértete en referente, pero sobre todo cumple tus compromisos, y ayuda a otros»

O lo que es lo mismo: tirar otra vez de espíritu emprendedor. Después de mi experiencia de un año tanteando “cómo estaba el patio” en asociaciones de networking, en conversaciones y a través de colaboraciones que he mantenido con amigos, ayudando a proveedores del pasado, etcétera, me surgió la idea de poner un poco de orden en mis actividades de este último año –por cierto, la mayoría sin ánimo de lucro–, y al mismo tiempo de incorporar a personas que he conocido profesional y personalmente.

Y así ha surgido AsesorízaT, una plataforma de servicios que nace con la idea aconsejar a cualquier empresa y/o negocio en diferentes áreas, y que te invito a conocer antes de que se hable, como va a suceder, mucho y bien de nosotros.


José Antonio Rubio es creador y portavoz de AsesorízaT.