cesar-caldevilla-frentealespejo

«Lo que viene siendo un tsunami», César Caldevilla #frentealespejo

Cuando me preguntan cual es mi profesión y digo que soy senior visual designer, muchos ponen una cara muy cercana a quien acaba de salir del revolcón de la ola. Y es que la revolución tecnológica y la digitalización lo ha inundado todo cual tsunami. Nos ha pasado por encima, descolocando muchos aspectos y generando nuevos conceptos.

Este digito-tsunami ha creado nuevas denominaciones profesionales. En mi caso, si antes todo lo hacía el mismo profesional –el diseñador gráfico–, ahora contamos además con diseñadores web, de interface y visual designers. Bueno, y los diseñadores de experiencia de usuario, a quienes, para evitar más confusiones, se les debería llamar analistas, consejeros, asesores o consultores; pero nunca diseñadores.

Los visual designers nacimos diseñadores gráficos. Diseñábamos anuncios, spots de televisión, brochures corporativos y comerciales, webs, flyers, packaging, plv… hasta globos aerostáticos con forma de camión.

A nuestras habilidades también se unían la dirección de arte y la creatividad. Después de décadas de experiencia, y tras algún que otro revolución, hoy nos han convertido o titulado como visual designer. Damos solución a problemas de diseño en el mundo de la comunicación corporativa y comercial. Damos vida con nuestros diseños a identidades visuales y jugamos un papel importante en la definición del estilo y voz únicos que debe comunicar y transmitir una marca. Nuestro trabajo se fundamenta en conceptos, en creatividad diferenciadora (que no tendencias) que posicionan y hacen destacar a nuestros clientes.

«Nuestro trabajo se fundamenta en conceptos que posicionan y hacen destacar al cliente»

A diferencia de lo que hoy se considera un diseñador gráfico, trabajamos en los distintos campos relacionados con el diseño visual (gráfico, editorial, whireframe [prototipado] de webs y apps, diseño de interface, video, motion graphics…).

Nos desenvolvemos perfectamente en cada uno de los soportes, canales y plataformas, adaptando diseño y creatividad a cada uno de ellos. Una mezcla de habilidades que, junto con el dominio de las herramientas adecuadas, nos da una visión global y dota de coherencia todo lo que creamos y diseñamos, independientemente del soporte. Todo tiene siempre un porqué.

Cambian los canales de comunicación, soportes y estrategias. Pero lo que no cambia, ni tampoco da la inmediatez del mundo digital y tecnológico, es la experiencia profesional. El senior es, pues, la abreviatura de una larga trayectoria profesional de décadas participando en grandes, medianos y pequeños proyectos, en estrategias y planes de comunicación y marketing. Experiencia de la que se benefician nuestros clientes con una visión más pausada, siempre en plazos, donde el contenido y su presentación están por encima de la inmediatez y la ocurrencia.

«La experiencia permite al senior estar por encima de la inmediatez y la ocurrencia»

Un proyecto puede necesitar de un diseñador gráfico (de los de hoy), un diseñador web, un diseñador de interfaces… o de los tres anteriores contratando únicamente a un solo profesional: un visual designer. Si quiere saber algo más de lo que hace cada de ellos y cual es el más adecuado según el proyecto, al menos hasta el próximo tsunami, en el siguiente enlace puede encontrar la respuesta: Diseño visual vs diseño gráfico ¿Cuál es la diferencia?.


César Caldevilla ha sido director de arte y creativo de Pentaestudio, Publinova y Common Sense. En 1995 continúa su carrera profesional por libre, bajo la denominación de Genial Lógica. Hasta que en el año 2006 entra a formar parte del Departamento de Comunicación de Garrigues, como gerente responsable de implantación de imagen corporativa. Desde 2014 a hoy presta servicios de asesoría y diseño en comunicación visual como freelance.