alimento-organico-olmata01

Grupo Olmata enseña a distinguir entre alimentos naturales y orgánicos

Muchas personas han empezado últimamente a llevar un ritmo más activo, y a consumir alimentos más saludables, que a menudo llevan la etiqueta ‘natural’ o bien ‘orgánico’. Grupo Olmata nos enseña a diferenciar estos dos vocablos, pues no son idénticos, con independencia de su efecto saludable y de la normativa de etiquetado vigente en cada país.
Es importante fijarse bien en las etiquetas de los alimentos; revisar su lista de ingredientes. Y en este punto, a veces asaltan dudas acerca de cuál es la diferencia entre alimento orgánico y alimento natural; incluso para quien ya tiene ciertos conocimientos. Por eso, expliquemos lo que se precisa conocer para no llevarse “gato por liebre”.

El llamado alimento natural

Los alimentos agrupados bajo la etiqueta de “natural” se encuentran en todas partes hoy en día. Ya casi todos los envoltorios tienen alguna etiqueta o sello con esta palabra escrita en él.

Lo “natural” suele implicar que los alimentos son mínimamente procesados o no contienen ingredientes como hormonas, antibióticos, endulzantes y colores o sabores artificiales. Sin embargo, es bueno aclarar que en estos días es un término vagamente utilizado como estrategia de marketing para atraer a un tipo de consumidor.

En muchos países el estándar que permite clasificar alimentos como “naturales” no está legalmente regulado por las autoridades sanitarias; por lo tanto, suelen comercializarse productos a los que se les asigna esta etiqueta sin que de verdad cumplan con los requisitos para ser considerado como tales.


alimento-organico-olmata02


Dado que casi todos los alimentos derivan de alguna fuente natural (plantas, animales, hongos…), muchos comerciantes usan esta etiqueta en sus productos; sin embargo, puesto que casi todo lo que uno come es procesado hasta cierto punto (sea mecánicamente, químicamente, por temperatura…) es difícil definir qué tipo de alimentos pueden describirse como “naturales”.

El término alimento orgánico

Por otra parte, la comida orgánica es aquella que se produce usando métodos que no incorporan en modo alguno modernos procedimientos sintéticos como ciertos pesticidas y fertilizantes químicos. Tampoco se emplea irradiación, solventes industriales o aditivos químicos en su producción.

El término orgánico se hizo popular en el 1940, durante la Revolución Verde, y a diferencia de lo que ocurre con la comida catalogada como “natural”; los alimentos orgánicos sí son regulados por las autoridades o las instituciones responsables.

Finalmente, en países avanzados como España es incluso necesario que los productores de alimentos orgánicos obtengan una certificación especial que les permita vender sus productos en el mercado, pues deben cumplir rigurosos exámenes que garanticen que no solo no han sido afectados por aditivos, sino que en todo el proceso de producción no se ha perjudicado de forma directa o indirecta al medioambiente.

Así, en el proceso de cultivo o cría, en la cosecha y en la posterior elaboración no se pueden utilizar productos químicos tóxicos, ni procesos que afecten la calidad nutritiva de los alimentos. Queda prohibido el uso de plaguicidas, pesticidas o herbicidas, se respetan los tiempos de desarrollo natural, no se pueden utilizar antibióticos o anabólicos, ni producir de forma intensiva.


Grupo Olmata te invita a seguir su blog, para estar perfectamente informado sobre una alimentación sana, equilibrada y natural, pinchando aquí.