Francisco-Sedeño-frentealespejo

«Adaptarse a los cambios, sin pararse para evolucionar», Francisco Sedeño #frentealespejo

De crío, estaba deseando que llegase el fin de semana para que mi padre me llevara a la empresa, y poder ocuparme de cualquier tarea que me permitiesen. Mi intención era tratar de aprender todo lo posible, ya que en mi casa no se “respiraba” otra cosa, y mi padre supo contagiarme con entusiasmo la idea de que la empresa es trabajo y mucho sacrificio, las 24 horas del día.

Poco a poco, mi sangre se fue enriqueciendo con el combustible de la automoción y el negocio. Y así, a pesar de concluir mis estudios básicos, solo pensaba en trabajar en el negocio familiar. En la empresa por la que tanto había luchado mi padre.

Empecé compaginando estudios superiores y trabajo, sobre todo en el departamento comercial; aunque pasé por otros puestos que me hicieron conocer a fondo este negocio. Y lo que más me ha atraído siempre ha sido el trato con el cliente; ya que en los comienzos de la automoción, la adquisición de un automóvil era un proceso importante en la vida familiar.

Desde el principio, lo que más me ha gustado es ese trato personal y cercano con el cliente. En muchos casos, se forjaba un principio de amistad y disfrutabas viendo la ilusión puesta en la compra de un vehículo en la que participaba toda la familia. No era solo adquirir un coche: era un pasaporte para conquistar España; para viajar, explorar y vivir, en definitiva, nuevas experiencias.

Eran vehículos muy simples, sin apenas tecnología. Por no tener, no tenían ni ventanillas eléctricas, ni cierre centralizado, ni mucho menos aire acondicionado… Nada que ver con los coches actuales. Aunque la gente era muy feliz en aquellos humildes vehículos.

«Lo que más me ha atraído siempre de este negocio es ese trato con el cliente»

Pero como máquinas que son, los automóviles no han parado de evolucionar constantemente. Cada vez son mejores, están más equipados, son más eficientes y, lo que es más importante, resultan más seguros. En mi opinión, en lo único que se parecen a aquellos es en que tienen cuatro ruedas y se manejan con un volante.

Algo que no va a parar aquí. Pero ¿cómo poder saber qué nos depara el futuro, si el automóvil ha cambiado más en la última década que en los 100 años anteriores?

Como los automóviles, las necesidades y las exigencias de los clientes han cambiado radicalmente. Ante todo, buscan calidad, seguridad, eficiencia en la conducción, servicios de postventa y fiabilidad. Nuestro trabajo consiste en analizar las necesidades de cada persona y así poder ofrecerle el modelo que mejor se adapte al uso que le dará al vehículo.

Los grandes cambios están ahora mismo en la conectividad de los vehículos, y en la distribución y los servicios que conlleva todo el sector de la automoción. Vehículos conectados con las nuevas tecnologías que proporcionan al cliente un amplio abanico de servicios, que facilitan la conducción y el mantenimiento del mismo, adaptándose en todo momento a sus exigencias.

Podría llenar páginas y páginas con lo mucho que han evolucionado tanto vehículos como clientes. Y cómo siguen cambiando. También España y el mundo entero están inmersos en un constante progreso; tan rápido a veces que estas últimas cuatro décadas se me han pasado en un suspiro.

Sealco, que empezó con una nave de 1.500 metros cuadrados, y con apenas 25 trabajadores, cuenta medio siglo después con siete centros y más de 27.200 metros cuadrados construidos, además de otros 45.000 de parcela, y con una plantilla que supera los 320 profesionales. Este desarrollo se ha debido a tantas luchas, a la perdida de no pocas horas de sueño y a la ayuda imprescindible de un equipo humano impresionante.

«El automóvil ha cambiado más en la última década que en los 100 años anteriores»

En Sealco hemos sabido adaptarnos a los grandes cambios que ha habido en la automoción, sin parar de trabajar para evolucionar, ya que es un sector que no cesa de avanzar tecnológicamente. Sumando esfuerzos, con la experiencia y con las nuevas generaciones, seguimos creciendo como uno de los grandes grupos de la automoción.

En el sector de la automoción en España, SEAT fue pionera; y con ella empezamos. Con el tiempo, la firma fue adquirida por uno de los mayores grupos automovilísticos mundiales, el Grupo Volkswagen. Y junto a ambas tenemos el orgullo de comercializar las marcas con mayor desarrollo en tecnología y una fuerte apuesta por las nuevas energías: Audi, SEAT, Škoda y Volkswagen.

Pensar en el futuro, a otros 50 años vista, es incierto a nivel técnico. Ignoro si alguien podría decir con verosimilitud lo que va a ocurrir. Lo que sí tengo claro es que, con 60 años cumplidos, no lo veré.

Los que tienen que ver el futuro del Grupo Sealco son mis hijos, que continuarán con la compañía. Y que, como yo, desde pequeños han conocido este gran negocio que es la automoción.


Francisco Sedeño es director general del Grupo Sealco.