Blog

«Digitalización para salir de la crisis», Alberto Redondo #frentealespejo

Alberto Redondo frentealespejo

La crisis sanitaria generada por el coronavirus ha puesto de manifiesto la enorme importancia de las nuevas tecnologías en todos los campos de batalla contra el virus: sanitario, económico, social, educativo o asistencial.

Si algo nos está enseñando esta crisis, es la necesidad de impulsar y acelerar la transformación digital en todas las áreas de negocio. En este escenario económico sin precedentes la tecnología se presenta como una gran aliada. Sin embargo, casos como la necesidad de teletrabajar, han confirmado que muchas organizaciones no están preparadas para afrontar este tipo de situaciones.

Para hacer frente a una pandemia, no solo basta con enviar a los empleados a casa. Es necesario que se automaticen todos sus procesos internos. Al fin y al cabo, con un ordenador y una conexión a Internet, la mayoría de los trabajadores puede realizar casi todas sus funciones en remoto. El verdadero problema surge cuando la transformación digital no llega a los procesos de gestión de las empresas.

En los últimos años se ha avanzado mucho en la transformación digital, pero ni lo suficiente ni lo deseable. Y hoy por hoy, la digitalización y la automatización de procesos continúa siendo uno de los principales retos para las empresas españolas. El porcentaje de compañías españolas que han comenzado un proceso de transformación digital se sitúa entre el 40% y el 45%, lo que supone que más de la mitad del tejido empresarial español no está digitalizado.

«Se ha avanzado mucho en la transformación digital, pero ni lo suficiente ni lo deseable»

Y dentro de estos porcentajes, la mayoría ha digitalizado procesos parcialmente o muy básicos, dejando de lado las áreas claves como finanzas, ventas, compras, recursos humanos o legal. Son estas precisamente las que deberían ser priorizadas, ya que contar con una solución tecnológica optimizará los procesos y reducirá la dependencia de tareas presenciales o manuales, aportando beneficios desde el primer momento que se implementan.

Para llevar a cabo una gestión integral y eficaz del negocio ante una situación de crisis como la que atravesamos, muchos empresarios se verán abocados a contar con terceros de confianza que faciliten este proceso de transformación digital. Desde la experiencia de SERES, la transformación de las organizaciones exige una serie de etapas.

Como norma, las empresas comienzan digitalizando procesos por necesidad, por ejemplo, la facturación. En este ámbito, la introducción de la factura electrónica es un elemento clave de la transformación digital y ofrece innumerables ventajas como la mejora de la gestión, derivada de una mayor agilidad, reducción de costes, automatización y transparencia. Además, abre nuevas vías a la financiación, lo que, en una situación como la actual, representa una gran ventaja.

La adopción de la factura electrónica tiene, además, un efecto tractor, lo que quiere decir que, las empresas deciden comenzar a digitalizar otros procesos anteriores y posteriores como la gestión de pedidos, firma de contratos, la gestión de nóminas de los empleados, etcétera. En paralelo, otra de nuestras soluciones en la nube, Contralia, permite mantener la actividad contractual del negocio en tiempo real, desde cualquier lugar y dispositivo, aportando una novedosa e innovadora forma de formalizar contratos, para que la actividad de la empresa no se paralice.

«Una vez que empiezan el proceso, las empresas detractoras son las principales valedoras»

Sin embargo, a pesar de las grandes ventajas que conlleva la digitalización del negocio, todavía son muchas las empresas que se muestra reacias a implementar este tipo de tecnologías, casi siempre por desconocimiento. Eso sí, una vez que empiezan el proceso son sus principales valedoras.

Hoy más que nunca, y tras las lecciones que nos está dando la crisis, la implantación de herramientas tecnológicas como la factura electrónica, el EDI o la firma digital, son fundamentales para que las empresas automaticen procesos y puedan retomar su actividad.

Nuestra misión como tercero de confianza es acompañarlas en todo el proceso de digitalización, asesorándolas para que su negocio transforme esta situación problemática en una oportunidad para ser más competitivos.


Alberto Redondo es CMO de SERES para Iberia y Latam.