«En tiempos inciertos, mimar la tesorería», Nicolás Bligny #frentealespejo

Nicolás Bligny #frentealespejo

Aunque acuda inicialmente a nosotros por un motivo distinto, es muy raro que una empresa que nos consulte no tenga entre sus preocupaciones la tesorería. Y hacen bien al ocuparse de ella, porque la falta de tesorería puede terminar ahogando sus proyectos, incluso cuando son fundamentalmente buenos.

También hacen bien al pedir ayuda, porque mucho se puede hacer para incrementar el flujo de caja y por lo tanto mejorar la tesorería, sin por ello tener que recurrir a la financiación. Requiere relativamente poco esfuerzo. Se trata esencialmente de buenas prácticas que, una vez implantadas, necesitan, ante todo, orden y constancia.

Concretar e implantar estas buenas prácticas, siempre necesarias, se hace imprescindible en tiempos inciertos, donde el negocio, y por ende su tesorería, se verán sometidos a importantes tensiones. En estas situaciones, en ToGrowfy ayudamos a las empresas, en primer lugar, a controlar el riesgo de crédito de los clientes

No nos andemos con rodeos. La primera medida para mejorar la tesorería es cobrar puntualmente de los clientes. Es así. Una buena gestión del riesgo comercial reduce la posibilidad de impago, así que se trata de diseñar una estrategia de venta a crédito adaptada a cada cartera de clientes.

Y aquí, las principales medidas que se pueden tomar son: controlar el importe máximo de riesgo por cliente; limitar el plazo de cobro para cada cliente; acordar las condiciones con los clientes al principio de la negociación; asegurar el cobro con compañías de seguro de crédito.

También ayudamos a las empresas a negociar adecuadamente los vencimientos de pagos a proveedores. Fijar un único día de pago a proveedores, siempre respetando el período máximo legal fijado en 60 días naturales. Así se simplificará el proceso de pago y se aumentará el control sobre la tesorería.

«No nos andemos con rodeos: la primera medida para mejorar la tesorería es cobrar puntualmente de los clientes. Y una buena gestión del riesgo comercial reduce la posibilidad de impago»

Realizar previsiones de cobros y pagos es otra de nuestras recomendaciones. Una buena previsión de tesorería es la clave para conocer con tiempo las necesidades de tesorería y reaccionar con suficiente antelación. Para que sea fácil es muy importante que la contabilidad esté al día, que se registre el vencimiento y que se disponga de presupuesto anual. Es frecuente que, de estas tres patas, alguna falle o requiera ayuda para ponerse a punto.

Lo mismo que reducir el inventario. Muchas empresas tienen un nivel de inventario excesivamente elevado, lo que implica tener la tesorería puesta en las estanterías. Debemos ajustar el nivel de inventario a nuestro nivel de consumo, para que la rotación sea la adecuada. Es mejor comprar menos, puesto que comprar más para que salga más barato termina siempre siendo más caro cuando lo hacemos a crédito. Para recuperar liquidez, también debemos analizar los productos obsoletos y darles salida, aunque sea a precio de coste.

Ayudamos también a reducir al máximo el tiempo hasta facturar. Hay que emitir la factura inmediatamente después de realizar la entrega o la prestación del servicio, para que empiece a correr el plazo de cobro lo antes posible.

Es fundamental convertir en una prioridad el conocer al dedillo cómo facturar cada cliente.  Esto es especialmente importante, con clientes de tamaño medio o grande, puesto que suelen tener estrictos requisitos para que las facturas sean registradas. Además, suelen hacer correr los plazos de pago, no desde la fecha de emisión de nuestras facturas sino desde la fecha de su registro por ellos.

Y a tener siempre la información financiera al día. Una contabilidad completa, actualizada y fiable, así como un sistema de control de tesorería y de gestión, nos permitirá tener la información adecuada para la toma de decisiones. Con el control de tesorería entendemos no solamente las posiciones en un momento dado, sino también una previsión para las próximas 8 a 12 semanas. El elaborar esta previsión es, en muchas ocasiones, la parte más importante y a la vez más difícil. Es donde se suele necesitar más ayuda. En caso de las startups, es muy recomendable mantener informados (y contentos) a los inversores.

«Incrementando el nivel de tesorería disponible se puede no solo hacer frente a cualquier adversidad en mejores condiciones, sino también estar en una posición óptima para aprovechar las oportunidades»

Recomendamos también el pensar en financiarse con fintech, pues cada día aparecen nuevas soluciones. Disponer de líneas tales como el anticipo de facturas, o el crowdlending, pueden dar mucha flexibilidad y respuesta rápida a las necesidades del día a día.

Estos servicios no computan como deuda bancaria, por lo que no aparecen en la CIRBE de la empresa. Y eso puede ser muy útil cuando el rating de la empresa es ajustado y muestra un perfil de riesgo poco atractivo. Eso es cuando uno va a ver al banco y todo son problemas.

Y en general recomendamos mirar hacia adelante, preparar un plan financiero. La nueva Ley Concursal establece como obligación del empresario avanzarse a cualquier posible situación de inviabilidad, permitiendo iniciar un plan de reestructuración con dos años de antelación.

Aplicando todas estas buenas prácticas se incrementa el nivel de tesorería disponible en la empresa, se dispone de mejor información de gestión y disminuye el nivel de dependencia de la financiación externa. Con ello se puede no solamente hacer frente a cualquier adversidad en mejores condiciones, sino también estar en una posición óptima para aprovechar las oportunidades que se presentan. Las oportunidades nunca son dinero fácil que cae del cielo, sino que son siempre inversiones (de un tipo y de otro) que requieren ser pormenorizadas y evaluadas en base a una información pertinente, fiable y actualizada.

Nosotros ayudamos, tanto cuando el proceso se pueda hacer arduo, como cuando la dirección de la empresa quiere centrarse en hacer crecer su negocio y prefiere, por lo tanto, delegar en manos expertas estos aspectos.


Nicolás Bligny es director financiero externo en ToGrowfy.