Blog

«Una cuestión de limpieza… en el sector», Santiago Santos #frentealespejo

Santiago-Santos-frentealespejo

A los que creen que todo está inventado; y los que ni se plantean salir de los cauces ya establecidos, e innovar, les aporto solo un dato: Justlimp le ha hecho falta apenas un año para posicionarse como una empresa puntera en España en la prestación de servicios de limpieza, jardinería y control de plagas.

Eso sí, el mérito no es –al menos, no solo– mío. La juventud de nuestra compañía, que vio la luz en 2018, contrasta con la madurez y la experiencia de todo un equipo, compuesto por casi 250 trabajadores, que acumula una experiencia conjunta de más de 30 años de ejercicio profesional. Sin ellos, esta empresa no sería lo que es, ni va a llegar a donde aún no podemos ni imaginar.

Pero como no me han invitado a mirarme en este espejo para hablar de nosotros, lo haré sobre las impresiones personales que mantengo acerca de este mi sector. Y de su mayor problemática, con el fin de aportar criterios sobre cómo podría solucionarse.

A simple vista se pueden identificar, a día de hoy, dos grandes problemas endémicos en el sector de la limpieza en España. Por un lado, los grandes riesgos de internalización de los servicios contratados por parte del cliente final; y en concreto el usuario privado.

Y por otro lado, el intrusismo de empresas que no utilizan las mismas reglas de juego que las compañías serias. Hablo, por ejemplo, de las relacionadas con los costes de mano de obra, puesto que aplican convenios ajenos a nuestro sector.

«La limpieza en España tiene hoy dos grandes problemas endémicos»

En cuanto al primer escollo, si con el cliente público sí que es cierto que el riesgo se ha podido neutralizar legalmente, en el cliente privado es, a día de hoy, difícil poderlo conseguir. Por eso desde la fuerza del asociacionismo, y gracias a la relación de la patronal con las instituciones correspondientes, se podría avanzar para recuperar esa protección que el sector tenía en un pasado no tan lejano.

En cuanto al segundo riesgo es importante conseguir, al menos de momento, que desde el sector se traslade a los organismos pertinentes dichos perjuicios, con el fin de proteger los derechos no solo de las empresas sino, sobre todo, de los trabajadores que sufren esta situación.

Así las cosas, ¿cuáles son los principales retos a los que se enfrentan las empresas de limpieza de cara al futuro? Pues a mi parecer los desafíos que nos aguardan son numerosos, e incluso algunos de ellos inciertos.

En el futuro, nuestra actividad seguirá siendo imprescindible para una gran parte de los clientes actuales. De ahí que nuestra obligación sea continuar avanzando en una transformación necesaria, que nos obliga a buscar una mayor productividad de los recursos disponibles.

«Sin la madurez y experiencia de todo un equipo esta empresa no sería lo que es»

Que además, a su vez, es lo que necesita el cliente final para optimizar sus resultados, y es lo que da sentido a la subcontratación de los servicios que comercializamos. Esta transformación nos obliga a cambiar muchos de los procedimientos históricos en la gestión interna de dichos servicios.

Y cierro el círculo precisamente con las principales señas de identidad que han llevado a Justlimp al puesto que ocupa en la actualidad: con una fuerte implantación nacional y un volumen de negocio que alcanza ya los 2,7 millones de euros: la calidad y la excelencia en nuestro trabajo, el trato dispensado a cada cliente y la experiencia que sabemos aplicar para mejorar continuamente.


Santiago Santos es director general de Justlimp.