Blog

«El talento que buscan las empresas se basa en valores», Juan Antonio Muñoz-Gallego #frentealespejo

JA Muñoz-Gallego frentealespejo

La crisis que tenemos delante va más allá de un cúmulo de dificultades económicas o de salud. Los valores cotizan a la baja, y sólo vemos sucedáneos. Mi padre, maestro de profesión, siempre vio en la falta de valores el reto más importante que tendría su nieto. Y fue la última lección que me dio, antes de claudicar en su lucha contra el cáncer durante 13 años.

Hace poco me preguntaban si es algo que un directivo puede aprender, y creo que es algo francamente difícil. Pero si confío en que hay muchos directivos que los tienen, aunque necesitan herramientas para convertirlos en realidad.

El fundador y presidente de Salesforce, Marc Benioff, comenta en su libro ‘Trailblazer’ lo importante que son para él los valores de la compañía. Y agrega que algunos de los que predicaban, descubrió después que no eran una realidad; como la igualdad salarial entre hombres y mujeres. Algo que pudo resolver gracias a que su equipo de personas utilizó tecnología para mostrarle la historia real y no una opinión.

En Skiller Academy siempre apostamos por esas personas con valores, que quieren reiniciar su vida profesional o romper el “techo de cristal”. La tecnología es un acelerador para estos profesionales, al darles una ventaja real en los retos que tenemos.

«Los valores no se aprenden, pero necesitan desarrollarse»

Pero la tecnología no lo es todo. El talento que buscan los reclutadores debe tener una serie de habilidades.

La constancia, por ejemplo. De su importancia da una idea el que, en 2007, un inversor como el estadounidense Warren Buffet retase a los mejores fondos a que no serían capaces de logra más rendimiento a una inversión que él con la constancia. Para ello decidió usar simplemente la ratio S&P 500, para decidir dónde invertiría sin modificar nada durante una década. Finalmente, en 2017, Buffet ganó el reto. La rentabilidad de su inversión alcanzó el 85,4%, mientras que el mejor fondo con el que competía logró un 62,8%, y el segundo mejor se quedó en el 28,3%. La constancia es imprescindible para cualquier líder.

También lo es la colaboración. Como decía el matemático John Nash, “padre” de la teoría de juegos. «Cada jugador individual no gana nada modificando su estrategia mientras los otros mantengan las suyas. Así, cada jugador está ejecutando el mejor movimiento posible teniendo en cuenta los del resto de jugadores». Si un profesional quiere avanzar realmente tiene que pensar en movimientos donde todos ganan.

«Aupemos a personas con valores: harán que la sociedad sea mejor»

Y sobre todo resulta clave conocerse uno mismo, algo que hacemos en la academia a menudo, aparcando las máquinas en un rincón. Herramientas como la ventana de Johari deben salir a escena y ayudar a que esa “zona ciega” –lo que los demás conocen de uno, que sin embargo lo ignora– sea muy pequeña.

Hemos trabajado a fondo durante los últimos 12 meses con casi dos centenares de alumnos. Y eso nos ha confirmado que el gap existente a la hora de enseñar una profesión a las personas con el conjunto adecuado de habilidades (soft skills), se puede superar en ocho semanas, trabajando con las herramientas tecnológicas adecuadas y con maestros dedicados a esa profesión en su día a día.

El futuro es mucho más simple de lo que muchas veces parece. Pero será muy importante aupar a esas personas con valores, pues harán que la sociedad que vivimos sea mejor de verdad.


Juan Antonio Muñoz-Gallego es CEO de Skiller Academy.