iae sxxi es normal este calor

¿Es normal esta “caló”?

Desde que España entró en Democracia, se han registrado más de 85 olas de calor, pero una de dos, o las de ahora no son como las que se sufrían en Villa Cisneros, o la última siempre es la peor. Habría que empezar a cambiar algunas cosas de los libros de texto de Ciencias Naturales, como eso de que ciclo anual se divide en las cuatro estaciones de primavera, verano, otoño e invierno.

En realidad, ya había muchas zonas de la Península en donde se dice ‘nueve meses de invierno y tres de infierno’. Pero lo que empezamos a ver cada vez más a menudo son las cuatro estaciones metidas en la misma semana, y eso ya es más difícil de llevar, incluso para el fondo de armario más profundo.

Estos días volvemos a batir cifras absolutas en la península, 47,3 ºC, pero solo unas décimas más altas que la última hace 23 años, lo cual demuestra que siempre ha habido un año que se sale de madre. Pero esta proyección de dientes de sierra hasta ahora más o menos espaciadas va siempre hacia arriba. Lo alarmante, es que es la segunda en pocas semanas, y la anterior fue todavía en Primavera, no en las canículas estivales. ¿Son todas, o han sido todas, olas de calor propiamente dichas?

La AEMET dice que ola de calor es «un episodio de, al menos, tres días consecutivos, en el que como mínimo el 10% de las estaciones meteorológicas registran máximas por encima del percentil del 95% de su serie de temperaturas máximas diarias de los meses de julio y agosto del periodo 1971-2000».

Le quitaba el récord a los 47,2 ºC que el 4 de julio de 1994 se habían medido en el observatorio de Alfonso X el Sabio, en Murcia capital. En observatorio de Madrid-Retiro también batió su récord de temperatura más alta con 40,3 ºC, con datos ininterrumpidos desde 1920, superando los 39,6 ºC del 5 de julio del año 2015. Dentro de la red principal de la Aemet, fueron fulminados récords en Toledo (42,8º), Cáceres (43,2º), Ciudad Real (43,7º), Badajoz-aeropuerto (45,4º) y Jaén (44,4º). Curiosamente, Montoro, sita en una hoya del Guadalquivir, sufre unos inviernos rigurosos: en el 2015, por ejemplo, se midió una mínima de -14 ºC.

La Organización Meteorológica Mundial, sin embargo, exige a la ola de calor “más de cinco días consecutivos”, y con la temperatura máxima diaria «por encima en cinco grados Celsius a la temperatura máxima media», pero claro, ellos no tienen la sede en Montoro, Córdoba (que un mes antes había superado los 41 ºC), sino en Ginebra, Suiza. El registro de Montoro compite por el podio entre las temperaturas más altas alcanzadas en Europa en el último siglo. Según datos de la OMM, en todo el continente, sin contar Turquía, solo se tiene constancia de dos temperaturas más altas: los 48,0 ºC que se alcanzaron en Atenas en 1977, un registro discutido, aunque cualquiera que haya pateado sus ruinas al sol podrá dar fe de una sensación similar, y los 47,4 ºC de Amareleja (Portugal) en 2003.

iae sxxi es normal este calor

Apuéstate unas cañas

Desde 1975 han registrado 48 olas de calor en la Península, Baleares, Ceuta y Melilla y unas 37 en el archipiélago Canario. La más larga y agobiante hasta ahora (al menos desde 1975) se produjo en 2015, entre el 27 de junio y el 22 de julio, 26 días de fuego y brasas, con 30 provincias afectadas (aunque en 2012 hubo una ola que afectó a 40 simultáneamente). Hasta entonces, la más larga había durado 16 días en 2003, y fue general en toda Europa provocando muchas muertes. Ya a mucha distancia, las siguientes han venido en durar ocho días o menos.

De cualquier manera, si por ejemplo en el barrio de Triana, Sevilla, «aproximadamente el 60% de los días de julio y agosto se registran máximas por encima de los 35 ºC y el 25% por encima de 38 ºC, si se dan los 36º durante varios días seguidos en julio no se puede catalogar de ‘ola de calor’, pero si esa situación se da en capitales como San Sebastián o La Coruña, entonces sí».

Sin embargo, siempre sale el “abuelete Cebolleta” con sus “batallitas de la mili” diciendo que calor era lo que hacía en Sidi Ifni, o la sufridora madre abanicándose los calores, resollando y maldiciendo que cada año hace más calor… Pues aprovecha y apuéstale unas cañas y se lo demuestras con datos empíricos de récord Guinness. O si se dice mejor el calor o la calor.

¿Cambio climático? La verdad, que si leemos los registros, estas temperaturas tan fuera de lo común ya se han producido, o muy parecidas en el tiempo. Lo que pasa es que cada vez van a ser más habituales.

¿Y esto va a influir en los precios de la energía? Sin duda, el calor dispara la demanda de electricidad para alimentar el aire acondicionado, y la falta de lluvias provoca que los embalses no rindan como deben con lo que estrangula la oferta. Creo que además del calor, deberíamos empezar a preocuparnos de quién nos suministra la electricidad y de qué fuentes las extrae.


¿Quieres saber más sobre tu energía, o calcular la tarifa que pagarías pasándote a un consumo ‘ecológico’? IAE Siglo XXI son tus asesores energéticos. Está constituida por profesionales de amplia experiencia que provienen del sector de la comercialización de electricidad / gas así como de la ingeniería de instalaciones eléctricas y sistemas climatización. Ofrecen soluciones globales de reducción de los costos de energía desde el consumidor particular, colectivos y pymes, hasta industrias y gran empresa. Visita su página web o llama directamente al 910 340 687 e infórmate.