Blog

«Flexibilidad, ¿la nueva forma de trabajar?», Aurea Benito #frentealespejo

Aurea Benito #frentealespejo

¿Te crees flexible? Ponte a prueba. Imagina que lees en prensa dos noticias diferentes. La primera: «Tesla admite el segundo accidente mortal en EE.UU. con un coche que circulaba en piloto automático». La segunda: «Multitudinario accidente en China: chocan 56 coches y mueren 17 personas por error humano».

Ahora, ¿elegirías un coche con o sin piloto automático?

Si has respondido sin piloto automático, formas parte del 90% de personas que afirman: «Prefiero conducir yo», o lo que es lo mismo, «quiero tener el control». Y eso que los datos son claros. Controlar está en nuestra naturaleza humana; nos aporta seguridad, tranquilidad y nos hace sentir poderosos. Aunque en el fondo, todos sabemos que no se puede controlar lo incontrolable. Y cada día tenemos más evidencias de que adoptar una actitud rígida ante la vida puede ser muy limitante, tanto a nivel personal como de compañía.

Así que la flexibilidad es una habilidad muy útil para adaptarnos a situaciones nuevas. Además, tiene efectos secundarios muy positivos, como abrazar el error como parte del proceso de aprendizaje y tomar perspectiva, apreciando diferentes dimensiones de la misma realidad.

La buena noticia es que la flexibilidad se puede entrenar en tres sencillos pasos. El primero es desarrollando el pensamiento crítico, atreviéndonos a desafiar lo establecido. No se trata de ir en contra de todo, sino de abrir la puerta a lo nuevo para crear nuevas y mejores realidades. Sólo por diversión, aplica pensamiento crítico para resolver este acertijo:

«Controlar está en nuestra naturaleza humana; nos aporta seguridad, tranquilidad y nos hace sentir poderosos»

Un explorador cae en manos de una tribu de indígenas. Le proponen elegir entre morir en la hoguera o envenenado. Para ello, si dice la verdad, morirá envenenado; y si miente, morirá en la hoguera. ¿Qué dice para escapar de su destino?

«Moriré en la hoguera». Si esta frase es cierta, debe morir envenenado. Pero si muriera envenenado, la frase sería falsa. Y si fuera falsa, debería morir en la hoguera, entrando en un bucle sin fin. De este modo, escapa. ¡Qué importante la mirada crítica y ofrecernos preguntas que nos inviten a cuestionar y reevaluarnos permanentemente!

El segundo es trabajando la empatía, tratando de comprender antes de ser comprendido. Porque ello nos permite enriquecernos con puntos de vista diferentes a los nuestros. Por ejemplo, una hora tiene 60 minutos para todos, si bien pocos nos movemos en el cronos. Mientras que para algunos una hora puede ser un momento, para otros es una eternidad. La empatía es ir más allá de ponerse en el lugar del otro, entendiendo, por ejemplo, su percepción del tiempo (se aburre, se divierte, le apasiona…), si bien sin quedarnos en su lugar, pues como dice el chiste:

Soy muy empática, porque me pongo en el lugar del otro.

No, de toda la vida eso es colarse.

«La flexibilidad se puede entrenar en tres sencillos pasos: el pensamiento crítico, la empatía y la creatividad»

El tercero es fomentando la creatividad, lo que nos permite diseñar nuevas soluciones a viejos problemas, o plantear nuevas preguntas que nos ensanchan nuestro horizonte. ¿Cuán creativo eres?

Un mendigo le dice a un hombre rico: «Tengo una habilidad especial: conozco todas las canciones que existen». El rico sonríe irónicamente. El pobre le reta: «Me apuesto todo el dinero que lleva encima a que puedo cantar una canción que existe de verdad con el nombre que elija». El rico le reta: «De acuerdo, ¿qué te parece el nombre de mi hija, Emily Rose McAllister?». El pobre se quedó con el dinero. ¿Qué canción cantó?

Por supuesto, “¡Cumpleaños feliz!”, la única canción que puede cantarse con cualquier nombre propio.

En síntesis, la flexibilidad no es una forma de trabajar, sino la única. Pues como dice Daniel Goleman: «En un mundo tan cambiante encontramos que la flexibilidad, la posibilidad de adaptarse al cambio, es más importante que la experiencia».


Aurea Benito es Corporate People Director en ISDIN y vicepresidenta segunda de la Asociación Española de Directores de Recursos Humanos.