Blog

«Por qué es importante contratar a un ‘headhunter’», Paloma Romero #frentealespejo

paloma romero frentealespejo

En esta época, en la que todas las empresas están atravesando momentos difíciles, y es importante una buena gestión de gastos y proveedores, es importante conocer cómo trabaja un headhunter. Y los casos en los que es importante contratarlo.

Un cazatalentos busca candidatos para un puesto en concreto, con unas características concretas y unas especificaciones singulares.

La primera característica del trabajo de un headhunter es la capacidad de aportar objetividad y valor al diseño del puesto de trabajo, teniendo en cuenta que está en continuo contacto con la cantera de candidatos. En muchas ocasiones, su aportación aterriza a “candidatos posibles”, a sus niveles salariales o a la posibilidad de redibujar el descriptivo a lo que realmente nos vamos a encontrar en el mercado; es decir, ayuda al diseño del puesto en el caso de que necesitase mejora.

Al contratar a un cazatalentos se está externalizando la labor de ser embajador de la compañía, y aplicando un método de búsqueda muy definido, que hará que los procesos de selección sean lo más eficiente posible.

«Con un ‘headhunter’ los procesos de selección son lo más eficiente posible»

La excelencia de los procesos de selección se mide a través de varios puntos. Pero sobre todo cabe señalar cuatro: el encaje técnico, la adecuación competencial, el que todos los que intervienen en el proceso estén informados de forma puntual e inmediata, y el proceso se haga en los tiempos pactados.

Para que se dé el encaje técnico, el puesto tiene que estar bien definido y especificado. Todos los candidatos han de dominar técnicamente los requisitos de la vacante. Y el candidato ha de ser evaluado tanto por el headhunter como por la empresa, e idealmente, por su propio superior.

Si queremos que se dé la adecuación competencial, es necesario conocer misión, visión, valores de la compañía. Es importante conocer al equipo y a los responsables. Y es necesario conocer el porqué de la vacante; si es incremental, sustitución, desarrollo de equipo, reorganización…

Un headhunter que trabaja con calidad mantiene informado a todos los que participan del proceso. A los candidatos, de forma que conozcan el timing, puedan gestionar expectativas, se organicen y sepan en todo momento donde están dentro del proceso. Y al cliente, de forma que conozca en todo momento la situación de la vacante.

El timing de un proceso de selección ha de cerrarse en el contrato. Pues cada vacante debe de tener un contrato específico. En concreto, y en mi opinión, un proceso de selección normal ha de seguir los siguientes pasos: el “mapeo” y los primeros contactos, en torno a dos semanas; las entrevistas e identificación de los candidatos, otras dos; y la presentación de la terna, una semana. De forma que el plazo medio para la cobertura de una vacante es de 25 días hábiles, desde el lanzamiento hasta la presentación de candidatos finalistas.

Contratar a un cazatalentos tiene un coste, pero muchas ventajas: en primer lugar, profesionalizar el proceso de selección, dejando a los expertos que se centren en la búsqueda. Y gestionar el tiempo del departamento de RR HH de forma eficiente, ya que toda vacante necesita de una organización y un tiempo que es necesario para su buena ejecución.

Pero además, es darle confidencialidad al proceso, que en muchas ocasiones es totalmente necesario, como en el lanzamiento de un área nueva, de crecimiento sin que el mercado se entere o de sustitución de alguna persona.

Y es profesionalizar con expertos si lo que se busca es un perfil específico, difícil de encontrar en el mercado. Porque el cazatalentos dedica el 100% de su tiempo al proceso, de forma ágil y directa. Por lo que presenta candidatos con mayor rapidez, ahorrando tiempo a la incorporación.

«El plazo medio para la cobertura de una vacante es de 25 días hábiles»

Por lo tanto, con un headhunter bien elegido se logra un interlocutor que habla el mismo idioma, que es 100% flexible, y que maneja unas tarifas razonables, ajustadas a los tiempos en los que vivimos. Y lo que es igual de importante: que está al día, que es consciente de las necesidades de las empresas y que evitar el perder el tiempo con presentaciones o informes interminables.

En definitiva, un profesional que muestra la realidad sin vender nada… Al cliente y a los candidatos. Porque las personas son el centro de nuestro trabajo y el motivo por el que nos hemos embarcado en esta profesión que nos apasiona.


Paloma Romero es CEO de DH SEED.